Estábamos en el tejado de esta casa del bosque, y de repente escuchamos un ruido dentro de la casa, pensábamos que era nuestro amigo rulo que siempre se metía a oscuras en el interior de la casa, pero para nuestra sorpresa el rulo estaba con nosotros. Les pedí silencio a mis amigos para escuchar mejor y de repente escuchamos todos como si alguien estuviese pisando piedras dentro de la casa. Salimos corriendo algunos de la desesperación nos tiramos desde el tejado al suelo para correr y cuando logramos alejarnos lo suficiente.

Add comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *